Masonería femenina del Uruguay se instala en el Castillo Pittamiglio

 

 

 

El Pais – Publicado 01/07/2015
slide21

          La masonería femenina se comprometió con la Intendencia a mantener el acceso público al castillo, mediante la realización de visitas guiadas y distintas actividades recreativas.

          Como dato histórico curioso, siempre se dijo que Humberto Pittamiglio (1887-1966) no pudo ingresar a la masonería por su condición de homosexual (ver nota aparte). Esta institución de carácter “reservado”, presente en el país desde 1856, sedujo durante toda su vida a este connotado hombre de negocios, edil y ministro interino de Obras Públicas.

          La Gran Logia Femenina del Uruguay tiene una página web (granlogiafemuy.org) en la que se presenta como una “institución de carácter iniciático, destinada a lograr el perfeccionamiento espiritual, moral e intelectual de sus integrantes”.

La intención del grupo es, además, “recuperar el tiempo perdido”. “Muchos años la masonería prescindió de nosotras. En este siglo XXI nada debe ser patrimonio de uno u otro género. Masones y masonas debemos trabajar desde el amor, como la Orden nos enseña, para lograr un mundo mejor para nuestros hijos, nietos y todas las generaciones futuras”, agrega la página de Internet.

          Fuentes de la masonería femenina indicaron a El País que las mujeres tienen doble representación en Uruguay: en la Francmasonería (la más antigua), también conocida como “mixta” porque da cabida a hombres y mujeres, y en la Gran Logia Femenina, esta última con 11 años de existencia en el país. A su vez, está la Gran Logia (la “inglesa”), exclusivamente de hombres.

          Consultada ayer por El País, la serenísima gran maestra de la Logia Femenina, Alicia Toyos, prefirió no hacer comentarios hasta que el contrato de concesión sea definitivamente firmado con la Intendencia.

          La masonería femenina tiene el inmueble “en custodia” desde hace tiempo, a partir de que la comuna rescindió el contrato de concesión que tenía con la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu).

           En 2010, la Appcu había alcanzado un acuerdo con la Intendencia para permanecer por otros diez años en el Castillo. La gremial —que ocupaba el inmueble desde 1996—, se había comprometido a presentar ante la Intendencia, en un plazo de dos años, un plan de obras para la recuperación arquitectónica del edificio. Según el contrato de concesión, la gremial debía “mejorar la totalidad del inmueble, con una doble finalidad: impedir el deterioro progresivo que sufre el mismo y hacerlo funcional de acuerdo al destino perseguido sin alterar la fachada original”.

El castillo.

          La concesión a la Gran Logia Femenina del Uruguay es por un máximo de 20 años, para el desarrollo de actividades sociales, culturales y gastronómicas. Actualmente, la logia tiene su Palacio Masónico en Maldonado 1070.

          El interior del castillo tiene una curiosa estructura de laberinto con múltiples salones e infinitos recovecos, puertas que no conducen a nada y pequeñas escaleras, así como torretas, escudos, esculturas y otras ornamentaciones tan extrañas como pintorescas.

          Desde la rambla, destaca su emblemática fachada, que en realidad no es otra cosa que la parte trasera de la propiedad: la punta de un barco erguida hacia el río, con la emblemática Victoria de Samotracia como mascarón de proa.328854

          Fuentes de la masonería femenina consultadas por El País indicaron que no existe en el histórico inmueble de la Rambla Gandhi un “templo” como los que utiliza la logia, que “sí existe al aire libre en el castillo de Piria en Piriápolis”, por ejemplo. Estos templos tienen que tener, a nivel mundial, determinadas características que comprenden, entre otras cosas, una disposición determinada de sus columnas. De todos modos, las fuentes explicaron que “Pittamiglio es una figura importante para la masonería, aunque nunca haya podido entrar, por la vinculación que tuvo con la alquimia. No se trata de la búsqueda del oro, sino de la perfección del espíritu”.

          La Gran Logia Femenina deberá presentar ante la IMM, en el plazo de un año, un plan de obras de mantenimiento. A su vez, la comuna le entregará ocho plazas de estacionamiento en la acera sur de la rambla.

El político, el empresario y aspectos de la vida íntima.

          Pittamiglio fue edil de la Junta Departamental de Montevideo, ministro interino de Obras Públicas y socio durante medio siglo del ingeniero Adolfo Shaw en una de las constructoras más importantes de su época, que realizó obras referenciales como el Hospital de Clínicas, el Palacio Municipal, el IAVA y la Facultad de Agronomía. Amasó una verdadera fortuna, tuvo decenas de propiedades y conoció a figuras del plano internacional y local como el papa Pío XII, Josephine Baker y Francisco Piria. No dejó descendencia y su castillo pasó a manos del Estado.

          Pittamiglio mantuvo una prolongada relación sentimental con el músico francés André Giot de Badet, quien vivía en Montevideo. En su tierra natal, Giot conoció a la cantante norteamericana Josephine Baker, con quien se casó para darle la nacionalidad francesa. El músico también fue amigo de la escritora Delmira Agustini, con quien se hacía ver frecuentemente, quizás intentando ocultar su condición de homosexual. Según algunos autores, esta relación podría haber sido la causa del ataque de celos que llevó a Job Reyes, esposo de la poetisa, a quitarle la vida en un dramático suceso que alborotó a la sociedad.

1 – Un legado “provisorio”.

          Humberto Pittamiglio legó sus bienes a instituciones filantrópicas y del Estado, dejando el castillo de la rambla Gandhi a la Intendencia Municipal de Montevideo. En su testamento, el alquimista aclaró que las concesiones no serían para siempre, sino “hasta su retorno”. No caben dudas que vivió y murió fiel a sus creencias.

2 – Gremial de la construcción.

          La Gran Logia Femenina tiene el inmueble “en custodia” desde hace tiempo, a partir de que la Intendencia de Montevideo rescindió el contrato de concesión que tenía con la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu).

          La gremial ocupaba el castillo de la Rambla Gandhi desde el año 1996.

3 – La gran logia femenina.

          La Gran Logia Femenina del Uruguay tiene 11 años de existencia. Posee una página web (granlogiafemuy.org) en la que se presenta como una “institución de carácter iniciático, destinada a lograr el perfeccionamiento espiritual, moral e intelectual de sus integrantes”. También hay otras mujeres en la Francmasonería.

4 – Actividades y visitas.

          La concesión es por un máximo de 20 años, para “actividades culturales y sociales”. La Gran Logia Femenina instalará un restaurante o un “museo restaurante”. También se comprometió con la Intendencia a mantener el acceso público al castillo, mediante la realización de visitas guiadas y distintas actividades recreativas.

Referencia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *