Las masonerías en el mundo contemporáneo. Quinta entrega. Grandes Logias Prince Hall

A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
Libertad Igualdad Fraternidad

escuadra-y-compas-mason

LAS MASONERÍAS EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO

LAS LOGIAS PRINCE HALL

H.·. Oscar Figueredo

M.·.M.·.

Log.·. José Martí Nº 125

 

CONSIDERACIÓN PRELIMINAR.

        Según expresábamos en el capítulo anterior, dentro de los eventos que tuvieron influencia en el desarrollo y conformación de la Masonería Moderna, en especial en Estados Unidos, descubrimos el relacionado con la constitución de las Logias Prince Hall.

Mt. Nebo 67 Prince Hall F&AM

Mt. Nebo 67 Prince Hall F&AM

        Sostiene Christian Gadea Saguier en el blog Los Arquitectos: “Aunque parezca un despropósito o una falta de práctica en los principios de ‘igualdad’ que sostiene la masonería, en los Estados Unidos ocurre un fenómeno extraño para nosotros los latinos. Existe una corriente masónica pujante que por largos años ha sido escamoteada en términos de información y tratada de ‘irregular’. Me refiero a la Obediencia Prince Hall, que agrupa a los hermanos americanos negros”.

       Y agrega: “La masonería de los negros americanos es todo un tabú para los latinos y por demás difícil de entender cómo es posible que los masones se dividan por el color de la piel, cuando esta milenaria agrupación es depositaria de la fraternidad universal. Ojo que no me estoy refiriendo a una corriente menor. Hoy en día, en todo el mundo, existen más de 44 Grandes Logias Prince Hall con más de 300.000 miembros”.

       La historia de los negros en la masonería de los Estados Unidos comenzó un año antes de la declaración de independencia (en 1775), cuando un hombre negro llamado Prince Hall fue iniciado.

LA HISTORIA Y LA LEYENDA DE PRINCE HALL

       Existe una gran controversia en torno a la figura de Prince Hall, su lugar y fecha de nacimiento, su condición e incluso respecto a cuándo y dónde ocurrió su iniciación.

Nacimiento

        William Grimshaw, un Gran Maestro de la Gran Logia Negra establecida en el Distrito de Columbia como Gran Logia Unión, escribió que Prince Hall nació en Bridgetown, Barbados, Indias Occidentales, en 1748, hijo de un inglés y una dama “de color”, de extracción francesa. Esta versión fue la adoptada por el Prince Hall Masonic Year Book, publicación oficial auspiciada por la Conferencia de Grandes Maestros de Masones Prince Hall de América y por el autor e investigador masónico blanco Harold Voorgis, entre muchos otros. Ninguna de estas versiones ha podido ser demostrada, y William Grimshaw ha sido desacreditado como historiador.

[box class=”pull”]Existe una corriente masónica pujante que por largos años ha sido escamoteada en términos de información y tratada de ‘irregular’. Me refiero a la Obediencia Prince Hall, que agrupa a los hermanos americanos negros.[/box]

       Otras fuentes destacan que Prince Hall no habría nacido antes de 1735, ni después de 1742, siendo más probable que lo hubiera hecho en 1737 o en 1738. Así, noticias sobre su muerte en los periódicos de Boston de diciembre de 1807 se referían a él como “de 72 años de edad”,  con lo cual se sitúa su nacimiento en 1735.

       Uno de los fundadores de la Massachussets Historical Society, el Dr. Jeremy Belknap, en carta fechada en 1795, se refiere a Prince Hall como “un hombre negro, muy inteligente, de 57 años de edad”, de donde se deduce que su nacimiento habría ocurrido en 1738. Por otra parte, una declaración fechada en agosto 31 de 1807, poco tiempo antes de su fallecimiento,  dice: “Yo, Prince Hall, de Boston, del Condado de Suffolk, talabartero y trabajador, de cerca de 70 años de edad…”, por ende nació en 1737.

[box class=”pull”]Hoy en día, en todo el mundo, existen más de 44 Grandes Logias Prince Hall con más de 300.000 miembros.[/box]

      Como señalamos, la versión tradicional más aceptada afirma que Prince Hall nació en Bridgetown, Barbados en 1748, hijo de Thomas Hall (inglés), mercader de cueros que tenía una esposa negra libre, de ascendencia francesa; y que se trasladó a Nueva Inglaterra a mitad del siglo XVIII, estableciéndose en Boston, Massachusetts. En esta versión se afirma que Prince Hall perteneció al Ejército Revolucionario y que luchó en la guerra de Independencia de Estados Unidos.

      Ha sido un aspecto históricamente controvertido, el hecho de determinar si Prince Hall fue esclavo o no. Almeida de Carvalho en su obra Prince Hall: Una Masonería Desconocida, cita, en este sentido, a John Sherman (Anales de Quator Coronati Lodge, 1979), quien afirma que descubrió en la Biblioteca Athenaeum de Boston una copia del documento de liberación, comprobando que Prince Hall había sido esclavo en la familia de un negociante en ropas de cuero, de nombre William Hall, que lo liberó en 1770.

      Determinar su lugar de nacimiento y su parentesco reviste importancia, en cuanto a poder constatar si Prince Hall nació libre o no, pues en el momento cuando la iniciación supuestamente tuvo lugar, el requisito establecido preveía que el candidato debería haber nacido libre (“born free”); por lo tanto, ello habría determinado la validez o no de la iniciación y, consecuentemente, todo el proceso posterior.

      Ésa fue, casi con certeza, la razón para la invención de William Grimshaw. Otros, por su parte, han afirmado que Prince Hall nació en Maryland, algunos ubican su nacimiento en Inglaterra y unos pocos en África.

Estampa de Prince Hall (1976).

Estampa de Prince Hall (1976).

      No nos extenderemos sobre los argumentos analizados para cada una de esas hipótesis, que pueden ser indagados en la obra Prince Hall, la Logia Africana y Grandes Logias Negras, de Tony Pope. Pero, tal como afirma este autor, los archivos muestran que durante la Guerra de Independencia hubo por lo menos tres soldados y un marinero de nombre Prince Hall, provenientes de Boston o de su vecindad, y hubo por lo menos 7 matrimonios de personas llamadas Prince Hall. Todas ellas no pudieron ser el mismo hombre”.

     Por ende, no existe evidencia de que el futuro Maestro de la Logia Africana hubiese nacido en esclavitud y ni existe ninguna prueba de que haya sido esclavo después de 1770.

La iniciación de Prince Hall y la formación de la Logia Africana

        La tradición afirma que Prince Hall fue iniciado el 6 de Marzo de 1775. Existe una controversia sobre si fue en la Irish Constitution Military Lodge No. 441 o en la Logia Africana, dado que ambas estaban en el génesis de la Masonería Prince Hall, con todas las implicaciones del reconocimiento otorgado por la Gran Logia Unida de Inglaterra y el problema de existir dos Obediencias en un mismo territorio.

       Sobre el tema de la Iniciación de Prince Hall en la Masonería, George Draffen de Newington, un Past Gran Maestro de la Logia Quatuor Coronati, cita el Prince Hall Masonic Year Book y destaca:

El 6 de marzo de 1775 Prince Hall y otros 14 negros libres de Boston fueron hechos Maestros Masones en una logia del ejército, adscrita a los regimientos del General Gage, estacionados por entonces cerca de Boston. Esta logia otorgó a Prince hall y a sus Hermanos autoridad para reunirse como logia, para desfilar en el Día de San Juan y para enterrar masónicamente a sus muertos, pero no podían conferir grados ni realizar ningún otro trabajo masónico (…). Durante nueve años, estos Hermanos, junto con otros que habían recibido los grados en otras partes, se constituyeron como masones y gozaron de privilegios limitados”.

         Joseph Walkes, autor y editor de publicaciones Prince Hall, en su obra A Prince Hall Masonic Quiz Book admite francamente que definitivamente no se sabe cuándo ni cómo Prince Hall se hizo masón “ya que no ha sido hallada documentación que muestre fechas”, pero cita los documentos de Jeremy Belknap (cuya fuente presumiblemente fue el propio Prince Hall).

“Debo informarle que él (Hall) es Gran Maestro de una Logia de Masones, conformada totalmente por negros, y distinguida con el nombre de Logia Africana. Fue fundada en 1775, cuando este pueblo estaba ocupado por soldados británicos, algunos de los cuales formaron una logia e iniciaron en ella a un número de negros. Después de la paz, obtuvieron de Inglaterra Carta Patente emanada de la autoridad del Duque de Cumberland”, continúa diciendo Walkes.

          Las Actas de la Logia Africana no proporcionan mucha información respecto a qué fue lo que ocurrió una vez que los ingleses partieron, explicando este hecho, por qué tenía algún viso de fundamento la actitud de marginalización a la que la Masonería Blanca o Caucásica sometió a la naciente Masonería Prince Hall.

         Existen registros de las diversas gestiones llevadas a cabo por Prince Hall a fin de regularizar la situación de la Logia Africana. Entre otras, envió dos cartas al Hermano William Moody, en Londres, de la Gran Logia de los Modernos, obteniendo finalmente la Carta Patente (Warrant) el 29 de septiembre de 1784, para la Logia Africana No. 459, extremo éste publicitado en los periódicos locales de Boston.

Prince Hall (1735 - 1807).

Prince Hall (1735 – 1807).

       Se ha constatado que en septiembre de 1784, la Gran Logia de Inglaterra (de “los Modernos”) extendió la Carta No. 459 a “la Logia Africana de Boston, Nueva Inglaterra”. La Logia fue reenumerada posteriormente como la 370, en 1792, y, como todas las demás Logias en las antiguas colonias americanas, bajo “los Antiguos” o bajo “los Modernos”, fue borrada de los archivos en 1814, por la recientemente constituida Gran Logia Unida de Inglaterra, entre otras causas por no haber pagado el Fondo de Caridad, pero nunca fue formalmente extinta.

       Hasta 1797 la Logia Africana contribuyó al Fondo de Caridad Inglés, permaneciendo en comunicación epistolar con el Gran Secretario de la Gran Logia Inglesa (de “los Modernos”) hasta principios del siglo XIX. Después de 1802 la comunicación se interrumpió, debido a las dificultades ocasionadas a los transportes por las guerras napoleónicas.

      En ese año de 1797, la Logia Africana dio autorización a dos grupos de hombres para que se reunieran como Logias: a) La Logia Africana 459 B, en Filadelfia, Pennsylvania y b) La Logia Hiram, en Providence, Rhode Island. Luego de 1808 se otorgaron nuevas autorizaciones. De 1813 a 1824 la Logia Africana casi abatió columnas, reuniéndose muy pocas veces. En 1824 le fue enviada a la Gran Logia Unida de Inglaterra una petición, requiriendo la renovación de su Carta Constitutiva, que quedó sin respuesta.

      A fin de entender este proceso fundacional, señala Almeida de Carvalho en la obra citada, es preciso tener en mente el estatus colonial del negro norteamericano en la época de la independencia. No tenían educación formal e incluso padecía de restricción legal para adquirirla. Tenía prohibido reunirse o nuclearse con más de tres individuos de raza negra al mismo tiempo.

       Los historiadores afroamericanos afirman que los negros estaban en la América Colonial, pero no eran de América. Eran los súbditos coloniales de los súbditos coloniales de Inglaterra. Sus explotadores no eran el Rey Jorge y sus súbditos, sino los Padres Fundadores, los masones y los dueños de esclavos.

      La revista masónica negra Phylaxis Magazine, editada en Boston, comentaba en sus editoriales que existen y siempre han existido dos Norte Américas, una blanca y otra negra; por ende, definirlas juntas sería imposible.

     Prince Hall falleció el 4 de diciembre de 1807, con la gloria de haber sido el primer americano negro en recibir los grados de la Masonería en Estados Unidos. Su muerte fue noticiada en un alto número de periódicos de Boston, siendo enterrado en Copps Hill, junto a una de sus esposas.

     La Masonería Prince Hall honra la memoria de su fundador en una ceremonia pública: “Prince Hall Americanism Day”, durante el mes de septiembre, en una iglesia en Boston.  Asimismo, cada diez años la Conferencia de los Grandes Maestros Prince Hall realiza una peregrinación a Boston, a su monumento en Copps Hill.

LA OBEDIENCIA

La Convención de Baltimore y la Doctrina Americana

       En 1843 se llevó a cabo una convención en la ciudad de Baltimore, Estado de Maryland, donde participaron 16 de las 23 Grandes Logias Anglosajonas (de caucásicos) que existían en ese entonces en Estados Unidos, y fue presidida por el Gran Maestro de la Gran Logia de Virginia. El tema central de la Convención consistía en establecer una “uniformidad en el trabajo masónico”. Uno de los temas acordados en esa oportunidad fue la creación de lo que se ha denominado: Doctrina Americana de la Jurisdicción exclusiva en un territorio determinado, que prescribe el reconocimiento de sólo una Gran Logia en un territorio determinado. Esta doctrina fue aceptada casi exclusivamente por la Masonería anglosajona, aunque también lo ha sido en otros lugares, como en las Grandes Potencias que conforman la CMI.

      Dicen los comentaristas vinculados a las Grandes Logias Prince Hall que, al parecer, la intención primordial de los norteamericanos blancos o “caucásicos” (como los denominan) era segregar a las Grandes Logias Prince Hall de Estados Unidos, debido a que estaban integradas por afroamericanos y porque comenzaban a propagarse, al mismo tiempo que se profundizaba la segregación racial en los Estados Unidos.

      La tradición de la Masonería Prince Hall afirma que la primera Gran Logia Africana de América del Norte fue organizada en Boston, Massachusetts, el 24 de junio de 1791, teniendo a Prince Hall como su primer Gran Maestro.

       A continuación fueron creadas las siguientes Grandes Logias Prince Hall: 2- Logia Africana Nº 459 de Filadelfia (24/06/1797), 3-Gran Logia Boyer en Nueva York (12/03/1845), 4- Gran Logia Africana de Maryland (1845), 5- Gran Logia Unión del Distrito de Columbia (27/03/ 1848), 6- Gran Logia Prince Hall de Nueva Jersey (24/06/1848), 7- GLPH de Ohio (03/05/1849), 8- GLPH de Delaware (09/06/1849), 9- GLPH da California (19/06/ 1855), 10- GLPH de Indiana (13/09/1856), 11- GLPH de Rhode Island (07/10/1858), 12- GLPH de Louisiana (05/01/1863). Así continuaron extendiéndose las Grandes Logias Prince Hall (nombre que adoptaron en 1848) por el resto del territorio estadounidense, hasta que en 1980 se fundó la Gran Logia No. 43, en el Estado de Nevada, y posteriormente otra Gran Logia, en Liberia (África). La lista completa puede verse en la obra Prince Hall: una masonería desconocida, de William Almeida de Carvalho.

 Los intentos de conformar una Gran Logia Nacional

         En 1824 la Logia Africana experimentó un recomienzo de actividades, bajo el comando de un mulato, extremadamente hábil y activo, llamado John Telemachus Hilton, que se tornó su Venerable Maestro en 1827.

        Así, en 1827, la Logia Africana de Boston asumió el nombre de Gran Logia Africana, pasando a adoptar el título de Gran Logia Prince Hall solamente a partir de 1848.

        La Masonería “Caucásica o Anglosajona” tendría, a partir de entonces, un nuevo punto de discusión o discrepancia: no sólo sustentaban que el “warrant” (o Carta Patente) otorgado en su momento por la GLUI había caducado, sino que también la auto-proclamación de una Gran Logia, no sólo era irregular, porque excedía los términos de la Carta Patente, sino que además se creaba en un territorio (Massachusetts), donde ya existía una Gran Logia (caucásica).

       Ambas masonerías, la “blanca o caucásica” y la “negra o Prince Hall”, intentaron en esos tiempos organizar Grandes Logias Nacionales.

      En el caso de masonería “blanca o caucásica”, ello se intentó en diversas oportunidades, incluso promoviendo (luego de la Revolución Independentista) que el mismo George Washington fuera el Gran Maestro General para todos los EE.UU.

Albert Mackey, en la Enciclopedia de la Francmasonería,  Volumen II , afirma que “desde que las Grandes Logias de este país comenzaron, al inicio de la guerra revolucionaria, a abandonar su dependencia de las Grandes Logias de Inglaterra y de Escocia, o sea, apenas salieron de la posición subordinada de Grandes Logias provinciales y fueron obligadas a asumir un carácter soberano e independiente, fueron hechas tentativas de tiempos en tiempos, por los miembros del Arte Real, de eliminar esta soberanía de las Grandes Logias de los Estados Federados e instituir, en su lugar, un poder director, constituido sea por un Gran Maestro de la América del Norte o por una Gran Logia General de los EE.UU.”.

         Estas tentativas no se concretaron debido al alto sentido de autonomía que poseían los Estados de la Federación en los comienzos de su independencia.

         Analógicamente, desde 1844 se discutía en los círculos de Nueva York y Boston la necesidad de crear una Gran Logia Nacional Prince Hall. La elite de la masonería negra, liderada por John Telemachus Hilton (un ferviente luchador abolicionista), estaba consciente de que la Masonería Prince Hall era la única organización ínter estadual, además de la iglesia, que podía nuclear a los afroamericanos, en una época de conflictos raciales intermitentes.

        En 1847 fue creada la Logia Nacional de los Antiguos Masones de York Libres y Aceptados (Negros) de los Estados Unidos de América, teniendo a John Telemachus Hilton como su primer Gran Maestro. Sin embargo, esa Gran Logia Nacional se tornó un foco de divergencias y conflictos hasta que se disolvió en 1877, aunque sostienen algunos comentaristas que siguió existiendo hasta mediados del siglo XX.

EL RECONOCIMIENTO

        A fines de la década de 1980 y el principio de la década de 1990 comenzó a generarse un movimiento en la Orden Masónica que empezó a establecer una comunicación formal entre las denominadas Grandes Logias Caucásicas y las Grandes Logias Prince Hall.

Primeras Logias Prince Hall

Primeras Logias Prince Hall

      En los diversos Estados de la Unión, las respectivas Grandes Logias comenzaron a instaurar lazos fraternales entre sí, que fueron desde establecer “derechos de visita” hasta un “completo e irrestricto reconocimiento”.

      Dice el informe de la Phylaxis Society, de marzo de 1993, que nada igual a esto había sido visto en la larga historia de la Masonería en Estados Unidos.

Las normativas de las Grandes Logias

       Durante gran parte de los siglos XIX y XX el rechazo a reconocer a las Grandes Logias Prince Hall estaba regulado en las propias normativas de las Grandes Logias anglosajonas, como nos ilustra William Almeida de Carvalho en su obra Prince Hall: una masonería desconocida, de las cuales sólo transcribiremos algunas referencias, a vía de ejemplos:

1) Gran Logia de Louisiana: decisión del Gran Maestro, 1924: “Una mezcla de sangres blanca y negra torna a un hombre inelegible para los grados de la masonería”.

2) Gran Logia de Mississippi, a) Procedimientos Normativos para 1899, p. 43, y Constitución de la Gran Logia, edición de 1914, establece que: “Un masón que discute Masonería con un negro debe ser expulsado de su Logia”. Procedimientos Normativos para 1897: “Visto que la Gran Logia de Washington ha declarado que si negros establecieren logias y subsecuentemente una Gran Logia en ese Estado, ellos no considerarán tal hecho como siendo una invasión de ese territorio masónico, la Gran Logia de Mississippi cortó relaciones fraternales con la Gran Logia de Washington”. b) Procedimientos Normativos para 1909: “Durante el mes de agosto de 1908, Edwin J. Martin, Gran Maestro, descubrió que la Logia Alpha Nº 16, trabajando bajo la jurisdicción de la Gran Logia de Nueva Jersey, en la ciudad de Newark, funcionaba con blancos y negros, y visto que el Gran Maestro de Nueva Jersey no renegó la logia, el Gran Maestro de Mississippi cortó relaciones con el Alto Cuerpo de Nueva Jersey”.

3) Gran Logia de Nueva York: a) Procedimientos Normativos para 1851: “I. No es adecuado iniciar en nuestras logias a personas de la raza negra; y su exclusión está de acuerdo con la ley masónica y las Antiguas Obligaciones y Reglamentos, por causa de su condición social deprimente; la falta general de inteligencia, que les impide, como un cuerpo, trabajar o adornar la masonería; la impropiedad de hacerlos nuestros iguales en algún lugar, cuando por su condición social, y las circunstancias por las cuales cada uno casi se mezcla a ellos, no sucediendo lo mismo con otros, por no haber de una manera general, NACIDO LIBRES”. b) Procedimientos normativos para 1890: “Iniciar negros en logia puede quebrar la Fraternidad a través del país”.

4) Gran Logia de Texas: Constituciones y leyes, 1948, Artículo XV, p. 34: “Esta Gran Logia no reconoce como legal o masónica cualquier organización de negros trabajando bajo cualquier Carta de Reconocimiento en los EE.UU., sin acatar el organismo que otorgó tal Carta, considerando todas las logias de negros como clandestinas, ilegales y no-masónicas y, además, juzga como altamente censurable el procedimiento de cualquier Gran Logia en los EE.UU. que reconozca tales organismos negros como Logias Masónicas”.

5) Gran Logia de Illinois: a) Procedimientos Normativos para 1846: “El Venerable Maestro de una logia fue castigado por haber conferido grados a un señor cuya madre había sido una india Cherokee y su padre un mulato”. b) Procedimientos Normativos para 1852: “La Gran Logia de Illinois reprobó a uno de sus cuerpos subordinados por haber admitido a un indio medio-sangre americana como visitante y emitió una resolución prohibiendo, bajo severa penalidad, la repetición de tal ofensa”. c) Procedimientos Normativos para 1912: “Un ex Venerable Maestro de una logia, junto con un ex Primer Vigilante y otro miembro asistieron, como portadores del cajón, al funeral de un masón negro. El ex Venerable fue expulsado de su logia y los otros dos, suspendidos por un año”.

6) Gran Logia de Oklahoma: a) Procedimientos Normativos para 9 de febrero de 1910: “Simpatizando con la acción de la Gran Logia de Mississippi, esta Gran Logia cortó relaciones con la Gran Logia de Nueva Jersey por causa de la composición racial de la Logia Alpha Nº 16, bajo la jurisdicción de la última. Más tarde, Oklahoma renovó las relaciones, basado en el entendimiento de que todos los masones de Nueva Jersey serían bienvenidos en las logias de Oklahoma, excepto los miembros de la Logia Alpha Nº 116.” b) Procedimientos normativos para el 14 de febrero de 1940: “La Gran Logia de Oklahoma, nuevamente, descubrió la existencia de la Logia Alpha Nº 116, en Newark y, una vez más, cortó relaciones fraternales con la Gran Logia de Nueva Jersey, aunque posteriormente fueron restablecidas a partir del 11 de febrero de 1942”.

Los puentes que se fueron construyendo

        Desde hace más de 200 años, muchos masones han reconocido la incongruencia que significa enseñar acerca de la paternidad de Dios y la hermandad de los hombres, mientras se negaba a los masones negros la igualdad ante la Escuadra.

        En 1897 el Diputado Gran Maestro de Escocia señalaba que la Masonería Prince Hall era plenamente legítima, según los usos y las costumbres aplicables, y que la Logia Africana había levantado columnas de otras Logias, de la misma manera que las Logias blancas lo habían hecho antes.

[box class=”pull”]Así, en 1827, la Logia Africana de Boston asumió el nombre de Gran Logia Africana, pasando a adoptar el título de Gran Logia Prince Hall solamente a partir de 1848.[/box]

       En ese mismo año de 1897, la Gran Logia de Washington, luego de haber analizado los antecedentes, arribó a la conclusión de que debía reconocer la legitimidad de la Masonería Prince Hall, lo que le acarreó (como consecuencia) que 17 Grandes Logias Estaduales rompieran relaciones con ella. Un año después, esta Gran Logia revocó su reconocimiento.

      La Gran Logia de Massachusetts adoptó en 1947 la misma postura y reconoció a la Gran Logia Prince Hall de su Estado. Obtuvo la misma reacción que había recibido la de Washington (50 años antes) y consecuentemente también revocó su reconocimiento un año después.

      Luego de varias décadas de contactos informales, en 1966 los masones de las Grandes Logias de Connecticut y de Prince Hall del mismo Estado se asociaron en un programa denominado “Hermandad en Acción”, comenzaron así a generar vínculos personales entre los miembros de las respectivas fraternidades.

      En el Estado de Wisconsin, luego de un proceso de varios años, la Gran Logia del Estado reconoció en 1977 la legitimidad de la Gran Logia Prince Hall de Wisconsin. Es más, en 1980, el Gran Maestro de la Gran Logia Anglosajona le propuso a su par comenzar a dar los pasos necesarios para conformar una Gran Logia integrada, pero, señala el comentarista de Phylaxis Society, tal propuesta era demasiado atrevida para los objetivos de la Gran Logia Prince Hall.

     Evidentemente que los trabajos desarrollados en Connecticut por la “Hermandad en Acción” provocaron los resultados deseados, porque en octubre de 1989 la Gran Logia de Connecticut por una amplia mayoría adoptó la resolución de “Reconocer y establecer Derechos de Visita” con la Gran Logia Prince Hall de ese Estado.

Miembros de La Gran Logia Prince Hall de Louisiana, decade de 1950.

Miembros de La Gran Logia Prince Hall de Louisiana, decada de 1950.

     Al mes siguiente (noviembre de 1989), la Gran Logia de Nebraska, con el voto favorable de más del 99% de sus miembros, extendió un Tratado de Mutuo Reconocimiento con la Gran Logia Prince Hall de su Estado, que garantizó un completo e irrestricto reconocimiento masónico entre ambas organizaciones.

     En 1990 las Grandes Logias de Washington, Colorado, y Wisconsin continuaron la senda establecidas por las anteriormente referidas, pero a diferencia de lo que había ocurrido a fines de la década de 1940, ninguna Gran Logia de Estados Unidos rompió relaciones con las Grandes Logias que habían extendido el reconocimiento a las Grandes Logias Prince Hall de sus Estados.

      A instancias de la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI), se llevó a cabo una reunión en abril de 1991, en Boston, con los representantes de las Grandes Logias de Connecticut, Wisconsin, Nebraska, Washington y Massachusetts; con el objetivo de discutir el tema del reconocimiento de las Grandes Logias Prince Hall. Dos días después de esta reunión, la Gran Logia de Minnesota extendió su reconocimiento fraternal a la Gran Logia Prince Hall de su Estado.

       En los dos años siguientes el total de Grandes Logias Anglosajonas que reconocieron a sus pares Prince Hall en sus respectivos territorios ascendieron a un total de 30, lo cual se extendió actualmente a 42 territorios (datos de 2011), permaneciendo sin extender tal reconocimiento las Grandes Logias de los Estados que conformaron antiguamente la Confederación; éstos son: Florida, Georgia, Alabama, Carolina del Sur, Misisipi, Louisiana, Arkansas y Tennessee.

 

 

Referencias:

  • Gadea Saguier, Christian – Prince Hall, una masonería desconocida para el mundo hispanoPublicación Digital Blog Los Arquitectos.
  • Almeida de Carvalho, William –Prince Hall: Una Masonería Desconocida -Publicación Digital de Pietre Stone Review of Freemansory.
  • Pope, Tony –Prince Hall, La Logia Africana y Grandes Logias Negras- Gran Logia de Australia.
  • Walkes, Joseph A., A Prince Hall Masonic Quiz Book, Macoy Publishing &  Masonic  Supply  Inc.,  Richmond, Virginia, 1989.
  • Zeldis, León, Presencia y Evolución de la Masonería en el Siglo XXI Publicación Digital
  • Mackey Albert, Enciclopedia de la Francmasonería – Volumen II
  • Phylaxis Society, Recognition of Prince Hall Grand Lodges in America, publicado por Phylaxis Society´s Web Site
  • Draffen George –  Quatuor Coronati Lodge -Prince Hall Masonic Year Book

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *