Las bayamesas

A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
Libertad Igualdad Fraternidad

escuadra-y-compas-mason

Las bayamesas

Bladimir Zamora Céspedes

 

Fuente:  http://lapupilainsomne.jovenclub.cu/

 

Ésta es una historia única en la música cubana y, principalmente, en la historia político-cultural del país. Son cuatro canciones que comparten el mismo título y una de ellas se convirtió en el Himno Nacional de Cuba; escrito por el músico, abogado, patriota y hermano masón Francisco “Perucho” Figueredo.

Nos complace publicar en www.gadu.org esta versión reeditada de este artículo que recorre, a través de estas canciones, momentos y pasajes significativos de la cultura cubana.

 

           El 20 de octubre de 1868, en el fragor de la lucha por la independencia, los cubanos comenzaron a conocer los versos del que devendría su Himno Nacional, también conocido como “La Bayamesa”, pero son cuatro las melodías que llevan ese nombre y esta es su historia.

Luz Vázquez y Moreno, mujer inspiradora de la canción La Bayamesa.

Luz Vázquez y Moreno, mujer inspiradora de la canción La Bayamesa.

          Los testimonios que han llegado hasta nuestros días, indican que la ciudad de Bayamo ha sido, desde sus orígenes, tierra fértil para la canción. Así de natural, como decir una lámpara, una escoba o un tambor para bordados, en la mayoría de los hogares había una guitarra, siempre a la espera de la mano tentada, por tañerla allí mismo en el salón o en el zaguán o para sacarla al paseo sensual de las serenatas.

           En ese ambiente surgió la que se considera la primera canción cubana. Francisco Castillo Moreno y su novia Luz Vázquez, se habían disgustado quizás por una de esas grandes naderías que de momento se interponen entre los enamorados. Pasados unos días, Pancho, como le decían sus íntimos, quería arreglarse con su amada y  al encontrarse con sus amigos Carlos Manuel de Céspedes y José Fornaris, les pidió ayuda para componer una canción capaz de conmover a Luz. Enseguida pusieron manos a la obra y ya entrada la madrugada del 27 de marzo de 1851, guitarra en mano y secundados por un violinista, cantaron aquella canción, a la que pusieron por título “La bayamesa”.

           Aunque la letra original de “La bayamesa” de Céspedes, Fornaris y Castillo Moreno tiene un espíritu de naturaleza patriótica, poco después del 10 de octubre de 1868 empezó a circular entre los bayameses que estaban en la manigua redentora y también entre los que volvieron a la ciudad arruinada por el fuego, otra bayamesa. Con la música de aquella compuesta en 1851, aparecieron otros versos de plena alusión independentista que hasta hoy se consideran anónimos, pero que muchos atribuyeron en aquellos días de la Guerra Grande al poeta José Joaquín Palma.

           Mientras la pieza trovadoresca fue corriendo de boca en boca en los pobladores de Bayamo y no tardó en ser llevada, como hermosa prenda en la memoria, por quienes emprendían los caminos de la Isla, hasta que alguien la tararease en un barco en el que partía lejos; la dominación colonial española era cada vez más insoportable  y los criollos que ya se reconocían como cubanos se dispusieron a organizar su lucha independentista.

.Lugar donde residió Luz Vázquez y Moreno , bella mujer inspiradora de la primera canción romántica trovadoresca cubana, “La Bayamesa”.

Lugar donde residió Luz Vázquez y Moreno , bella mujer inspiradora de la primera canción romántica trovadoresca cubana, “La Bayamesa”.

           Bayamo fue pionera en estos menesteres. Allí un puñado de hijos valiosos fundaron el primer Comité Revolucionario Cubano. Entre ellos estaba el abogado Pedro Figueredo, que era muy aficionado a la música y a la literatura. Ello le permitió a inicios de 1868 componer una marcha, que luego fue orquesta por el maestro Manuel Muñoz Cedeño, quien poseía la mejor orquesta de la ciudad. Cuando estuvo lista, el maestro Muñoz la estrenó en público, en la parroquia de San Salvador de Bayamo, como parte  de una fiesta religiosa y en presencia del Gobernador,  que mostró su extrañeza por aquella composición, en nada semejante a la música sacra.

           Tenía buen oído el Gobernador español de la ciudad, porque Perucho Figueredo había compuesto la obra, para que fuera el himno de guerra de los bayameses, que no tardarían en lanzarse a la lucha armada. En los primeros meses la marcha, a la cual Figueredo tituló “La bayamesa” seguramente por el referente de “La marsellesa”, no tenía letra. Sin embargo, al entrar en Bayamo las tropas  de Céspedes, el 20 de octubre de 1868, Perucho ofreció los versos de esta segunda bayamesa.

          La leyenda dice que Perucho improvisó los versos motivado por los gritos enardecidos, que en la alegría de sentirse libres del coloniaje hispano, le gritaban: ¡La letra, la letra…! Tal vez ya los traía al llegar a la plaza. Lo cierto es que esta segunda bayamesa, en el curso de la guerra de los Diez Años, fue reconocida como el himno de todos los cubanos. Éste que ahora nos estremece a todos y que llamamos, sencillamente, el Himno Nacional.

Partitura original del Himno nacional cubano, una de las bayamesas.

Partitura original del Himno nacional cubano, una de las bayamesas.

          Llegó el siglo XX y Bayamo siguió siendo zona de frecuentes canciones y de reuniones de trovadores. Y no sólo los que habían nacido allí, sino otros importantes juglares venidos de otras ciudades. Se destaca entre ellos el genial santiaguero Sindo Garay. Que en la década del cuarenta del siglo pasado fue reconocido como hijo adoptivo y cuyos restos mortales reposan en el cementerio de Bayamo desde 1968, cumpliendo su voluntad.

          Sindo se pasaba largas temporadas en Bayamo, de fiesta en fiesta, de serenata en serenata. Fue así que una madrugada de 1918, mientras Garay estaba luchando con sus recuerdos en el patio de la casa de Eleusipo Ramírez, situada en la calle Manuel del Socorro, le vinieron juntas la letra y la música  de su composición “Mujer bayamesa”. De esa manera aparecía la tercera bayamesa, o como mucha gente le dice “La Bayamesa de Sindo”.

           Desde finales de la segunda década del siglo pasado hasta nuestros días, no hay duda de que en Bayamo se han escrito otras hermosas e importantes obras musicales, que podrían también llamarse bayamesas. Nadie puede negar, sin embargo, que las tres primeras bayamesas, compuestas entre 1851 y 1918, precisamente en un período rotundo de afirmación de nuestra identidad nacional, son parte entrañable del patrimonio de la nación cubana.

 

Cronología de las cuatro canciones

 

“La Bayamesa” (1851) de Céspedes, Fornaris y Castillo Moreno

(DEDICADA A LUZ VÁSQUEZ)

¿No te acuerdas gentil bayamesa,
Que tú fuiste mi sol refulgente
Y risueño en tu lánguida frente
blando beso imprimí con ardor?

¿No te acuerdas que en un tiempo dichoso
Me extasié con tu pura belleza,
Y en tu seno doblé mi cabeza
Moribundo de dicha y amor?

Ven y asoma a tu reja sonriendo;
Ven y escucha amorosa mi canto;
Ven, no duermas acude a mi llanto;
Pon alivio a mi negro dolor.

Recordando las glorias pasadas
Disipemos, mi bien, las tristezas;
Y doblemos los dos la cabeza
moribundos de dicha y amor.

 

“La Bayamesa” (10 de octubre de 1868), autor anónimo

(VERSIÓN  CANTADA DURANTE LA GUERRA DE 1868 DE LA BAYAMESA DEDIDACA ORIGINALMENTE A LUZ VÁSQUEZ)

¿No recuerdas, gentil bayamesa,
que Bayamo fue un sol refulgente
donde impuso un cubano valiente
con su mano el pendón tricolor?

¿No recuerdas que en tiempos pasados
el tirano explotó tu riqueza
pero ya no levanta cabeza
moribundo de rabia y temor?

Te quemaron tus hijos,
no hay quejas
que más vale morir con honor
que servir al tirano
opresor que el derecho nos quiere usurpar.

Ya mi Cuba despierta sonriente
mientras sufre y padece el tirano
a quien quiere el valiente cubano
arrojar de sus playas de amor.

 

“La Bayamesa” (20 de octubre de 1868), de Francisco “Perucho” Figueredo

(CONSTITUÍDA DESPUÉS EN HIMNO NACIONAL DE CUBA)

¡Al combate corred Bayameses!
Que la patria os contempla orgullosa;
No temáis una muerte gloriosa,
Que morir por la patria es vivir.

En cadenas vivir es vivir.
En oprobio y afrenta sumido,
Del clarín eschuchad el sonido;
¡A las armas, valientes, corred!

No temáis al gobierno extranjero
Que es cobarde cual todo tirano,
No resiste el empuje cubano,
Para siempre su imperio cayó.

Sea bendita la noche serena,
En que en alegres campos de Yara,
El clarín de la guerra sonara
Y el cubano ser libre juró.

No se nuble jamás esa estrella
Que las hijas de Cuba bordaron
Y que nobles cubanos alzaron
En su libre y feliz pabellón.

¡Gloria y nombre a los hijos de Cuba!
¡Gloria y nombre al valiente Aguilera!
¡Viva!! ¡Viva! la alegre bandera
Que en los campos de Yara se alzó.

 

“La bayamesa de Sindo” o “Mujer bayamesa” (1918), de Sindo Garay

Tiene en su alma la Bayamesa

triste recuerdo de tradiciones
cuando contempla los verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.

Ella es sencilla, le brinda al hombre,
virtudes todas y el corazón
pero si siente de la Patria el grito
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *