Libertad y Masonería

A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.

Libertad Igualdad Fraternidad

escuadra-y-compas-mason

Libertad y Masonería

Maestro Washington Balliva

 

       ¿Qué opina la Masonería sobre las opciones de un Ser Libre: El “Ser Humano”?

        Primeramente haremos un breve listado de las Oposiciones o Dualismos más importantes que permiten ejercitar el libre albedrío del Ser Humano. Ellas son:

  1. Dualismo Metafísico (dos fuerzas creadoras de igual rango como en el Zoroastrismo).
  2. Dualismo Cósmico (el bien y el mal como dos fuerzas opuestas no causales).
  3. Dualismo espacial (Ejemplo: Cielo y Tierra).
  4. Dualismo Escatológico o Temporal (ahora o al final de los tiempos).
  5. Dualismo Ético (la humanidad dividida entre la virtud y el vicio).
  6. Dualismo Soteriológico (creyentes y no creyentes).
  7. Dualismo Teológico (antagonismo entre el Creador y sus Criaturas).
  8. Dualismo Físico (Espíritu y Materia).
  9. Dualismo Antropológico (Cuerpo y Alma).
  10. Dualismo Sicológico (Buenas y Malas Costumbres).
  11. Dualismo Metafórico (Luz y Oscuridad).
  12. Dualismo Abstracto (Contraste de Personificaciones).
  13. Dualismo de Verdad (Verdadero y Falso).
  14. Dualismo Político (Libertad o Igualdad).
  15. Dualismo Biológico (Macho y Hembra, Vida y Muerte).

          El viejo problema del determinismo y del libre albedrío, ofrece como evidente faceta la posibilidad de elegir entre “algo”, como puede ser la cantidad de dicotomías que mostramos. Hoy el problema se encuentra mal planteado por mera ignorancia de los estudiosos del mismo, que no han evolucionado su mentalidad quedando detenidos mentalmente en el siglo XVIII.

El hombre siempre tiene libre albedrío.

El Hombre siempre tiene libre albedrío.

        Desde 1932 con el descubrimiento del principio de incertidumbre de Heisenberg y los análisis del danés Bohr, sabemos que en la física cuántica cuando conocemos con exactitud la posición de una micro partícula no podemos conocer su velocidad, y viceversa. Dicho de otra manera, las micro partículas se comportan como ondas, y luego se transforman en partículas.

        Así pues los fotones se comportan como ondas y como partículas. El secreto de los físicos, incomprensible aún hoy para ellos, y por supuesto increíble para los profanos, es que la micro partícula cesa de ser onda y se transforma en partícula solamente cuando es observada por un “espíritu subjetivo” (para nosotros esa expresión es sinónimo de “Hombre”), una vez que el observador humano observa la onda transformada en partícula, esta partícula permanece siendo partícula para siempre.

        Es decir que todos los observadores humanos que vengan después de la primera observación van a observar la partícula y no la onda.

       Por lo tanto, es un espíritu humano el que crea la naturaleza de las micropartículas. Antes de ser observadas, no es que no se conozcan como realmente son, es que simplemente no son, comienzan a ser cuando un Hombre la observa por primera vez.

       Esta especie de secreto entre los físicos, que fastidiaba profundamente a Einstein, que decía que no podía ser, pues “Dios no juega a los dados”, aún no tiene explicación matemática, ni Hawkings, ni Penderson, ni la cincuentena de explicaciones de la llamada “Teoría de Cuerdas”, encuentran alguna solución satisfactoria a esta extraña realidad.

        Obsérvese, que, como sostuvieron siempre los hermanos masones intelectuales que nos antecedieron, el espíritu humano crea al mundo.

       Como bien sostienen Rosemblum y Kottner, lo que ocurre a nivel de las micro partículas, puede ocurrir perfectamente a nivel del mundo newtoniano.

       En efecto, ¿por qué si el mundo de la micro partícula es creado por un observador humano, no puede ocurrir lo mismo con el determinista mundo ideado por Newton?

       En realidad, tal fenómeno ocurre entre los seres humanos, y aún en el microcosmos animal.

       Por ejemplo, cuando un carnívoro ataca a su presa, la ley de probabilidades nos impide saber si acertará exactamente o no en su ataque, aunque podemos saber  las probabilidades que tiene (de hecho, de cada diez ataques que intentan los grupos de leones aciertan solamente uno probabilísticamente). Una vez que un león acertó su ataque, el principio de entropía, impide que tal hecho se deshaga, y por lo tanto ese caso quedó establecido para siempre en el mundo histórico probabilístico.

       Un hombre y una mujer tienen un determinado número de probabilidades de encontrarse y tener hijos, según sus circunstancias, pero una vez que deciden conocerse y tener hijos, ese hecho queda fijado para siempre en el mundo histórico.

      Aquí encontramos realmente el conflicto entre Determinismo y Libre Albedrío, y el problema de la Libertad para la Masonería.

      El determinista mundo de Newton, que contribuyeron a formar nuestros antepasados iniciados masones, hoy se ve sustituido por un mundo absolutamente indeterminista, en donde es un observador casual el que fija para siempre la posición de una micro partícula. Es decir que en el  nivel de la física cuántica, el observador humano es dios, pues es él que crea el mundo cuántico, y del mundo cuántico depende el mundo determinista de Newton.

Werner Heisenberg y Niels Bohr en la Conferencia de Copenhague (1934).

Werner Heisenberg y Niels Bohr en la Conferencia de Copenhague (1934).

      Así pues, tenía razón el viejo Hermes Trismegisto, cuando sostenía: “Sois dioses, pero no lo sabéis”; y lo mismo cuando decía: “Como es arriba, es abajo”.

      Pero si ampliamos el principio hasta sus últimas consecuencias, como ya insinuamos anteriormente, debemos concluir, que aún en el determinista mundo newtoniano, el primer “espíritu subjetivo”, u observador que crea en su libertad un “fenómeno cultural” (o sea artificial, no natural), lo crea para siempre y, condiciona a los demás espíritus subjetivos a contar con este fenómeno, como parte del mundo determinista newtoniano.

       Por ende, el espíritu humano es absolutamente libre, pues crea fenómenos, basándose en su capricho individual, transformando al mundo cultural y hasta físico con sus caprichos.

       Por supuesto, que los “espíritus subjetivos” que los siguen, van a estar condicionados por el nuevo factor introducido en el determinista  mundo newtoniano, de la misma forma en que el observador de las micropartículas, transforma la onda en partícula para siempre.

       Pero eso no quita la libertad del “espíritu subjetivo”, pues siempre éste debe actuar sobre el pasado, que ya sabemos, no puede ser modificado por el principio de entropía.

Por lo tanto, la oposición entre el determinismo y libre albedrio es una falsa oposición.

        El Hombre siempre tiene libre albedrío. El Hombre crea al mundo con sus observaciones (principio “antrópico” de la física). La sucesión de decisiones libres de los “espíritus subjetivos”, van creando con sus sucesivas observaciones el cosmos, y por lo tanto va condicionando a dios o a lo que denominamos “Gran Arquitecto del Universo”.

        Desde otro punto de vista, el “Gran Arquitecto del Universo” es la suma de todas las observaciones de los Hombres libres, no condicionados por la materia (es evidente que un Hombre mentalmente enfermo está condicionado por la materia y no es libre, pues no puede observar ni crear más allá de sus propias ilusiones).

       Por supuesto, que una vez creado el Cosmos y echado a andar, los Hombres libres deben elegir siempre entre dos opciones para observar y decidir y por ende crear, como señalamos con ejemplos al principio de este escrito.

       No puede haber libertad sin dualismo, pues solo se puede elegir entre dos cosas; si no hay dos opciones no hay elección y no hay libre albedrío.

       Por eso, justamente, la física de micro partículas ha descubierto que son ondas y partículas simultáneamente, hasta que son observadas o elegidas por un Hombre con consciencia. O mejor expresado, no “son” hasta que no son observadas por el “Gran Arquitecto del Universo”.

        Y esta verdad la ha comprendido el Hombre en sus mitos a través de la historia. El “Dios” tradicional depende de la voluntad del Hombre. Por ejemplo, Prometeo le roba el fuego a los dioses y le da la libertad al Hombre, los dioses no pueden hacer nada, exceptuando castigarlo. Años después Hércules, hijo de Zeus, el dios principal, lo rescata de su castigo.

       En el libro sagrado de los judíos y cristianos, Adonai o los ”Elohim”, no pueden evitar que Eblis o la serpiente seduzca a Eva y le otorgue el fruto prohibido para que sea como Adonai; lo único que puede hacer Adonai es castigarlos desterrándolos del paraíso. Más adelante Caín decide matar a Abel, ante lo que considera una injusticia de Adonai. Adonai no puede hacer más nada que desterrarlo, pero Caín lo desafía diciéndole que al desterrarlo cualquiera lo matará; pero Adonai no puede evitar el progreso del ser humano libre y le impone la marca de Caín para que nadie lo pueda tocar. No es casualidad, que el mismo libro sagrado indique en breves líneas, que toda la cultura humana se debe a la acción de Caín y sus descendientes. Son muchos los ejemplos religiosos y mitológicos, por ende, el Hombre es absolutamente libre y crea todo con su libérrima voluntad.

        Lo que ocurre es que los Hombres que lo siguen en sus nuevas creaciones, deben contar con las creaciones de los Hombres que los precedieron, y eso simplemente es lo que crea y forma el principio de dualidad, que llevado a sus extremos ónticos, lleva al problema ontológico de los grandes dualismos que ofrecimos en la primera parte de este escrito.

         Por lo tanto, la ética masónica es simplemente: “Haz lo que quieras”, pero ha de ser muy bien comprendida por los iniciados, y es peligrosa si se difunde sin más explicaciones entre los no iniciados.

 

Referencias:

  • Frau Abrines, Lorenzo- Diccionario Enciclopédico de la Masonería-Barcelona -1891-Voz “Libertad” Tomo 1- Pág.487
  • Gnósticos, Textos- Biblioteca de Nag Hammadi-Edición de Antonio Piñero-Trotta-Madrid- (3 Tomos- 2009-2011),
  • Hawking, Stephen- El Gran Diseño-Crítica- Barcelona- 2010.
  • Hawking, Stephen-La Teoría del Todo- Debate-Madrid-2007.
  • Hermes Trismegisto (Selección de Walter Scott)-Corpus Hermeticum-Arca de Sabiduría – Madrid- 2005.
  • Penrose, Roger- El Camino a la Realidad- Debate- Madrid-2007.
  • Rosemblum, Bruce y Kuttner, Fred- El Enigma Cuántico-Tusquets-Buenos Aires- 2012.
  • Zohar, El-(Traducción de Carlos Giol)-Obelisco- Barcelona-2012.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *