Sobre el código moral masónico

A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
Libertad Igualdad Fraternidad

Sobre el código moral masónico

Alfredo Corvalán

El Código moral masónico es un conjunto de normas de comportamiento ético, moral y social, que manifiestan seguir las distintas corrientes y ritos de la Masonería Universal. Su origen se remonta al año 1717, cuando se produjo la primera reorganización de logias masónicas, y se creó la Gran Logia de Londres y Westminster, que con el paso de los años conformó la Gran Logia Unida de Inglaterra.

Este código fue definitivamente aprobado por el Convento de Lausana (Suiza), desarrollado entre el 6 y el 22 de septiembre de 1875. Para la elaboración de los trabajos, además de la propia Suiza, se comprometieron los cuerpos masónicos de Gales (Inglaterra), Bélgica, Escocia, Francia, Italia, Perú, Portugal, Grecia, Hungría y Cuba.

Sello de la Premier Grand Lodge of England, o Grand Lodge of London and Westminster (1732)

Sello de la Premier Grand Lodge of England, fundada bajo el nombre de Grand Lodge of London and Westminster (1732).

La Masonería ha tenido y tiene dentro de sus postulados fundamentales lograr el perfeccionamiento y la superación del individuo como medio para mejorar a la sociedad que los rodea, teniendo como meta alcanzar el bienestar de la humanidad y la fraternidad universal. Podríamos establecer el origen de lo que llamamos “Masonería Moderna”, a principios del siglo XVIII, cuando se crea la Gran Logia de Londres y Westminster. Desde entonces, se establecieron un conjunto de normas de comportamiento para guiar la actuación de los Hermanos desde el punto de vista ético, moral y social. Su redacción inicial ya estaba en manos de algunos Hermanos masones, siendo muy similar a la que fue definitivamente aprobada en 1875.

[box class=”pull”]El código es aplicable a todas las corrientes y los ritos que integran la Francmasonería.[/box]

Existe la referencia histórica de que fue hallada una hoja con el Código Moral Masónico en el bolsillo de la chaqueta de un soldado francés muerto en la batalla de Solferino, el 4 de junio de 1859, 16 años antes de la promulgación definitiva de este código que se ha mantenido sin ser modificados desde entonces. El código es aplicable a todas las corrientes y los ritos que integran la Francmasonería. Los distintos enunciados del código no deben ser tomados como normas jurídicas de comportamiento obligatorio, mucho menos como dogmas masónicos, ya que no existen dogmas en la Masonería. Son una guía de conducta, que si se generaliza entre los hombres la especie humana será feliz y la Masonería habrá terminado su tarea.

También debemos tener presente otros elementos:

  1. Dada la antigüedad de este código, la redacción de varios de sus puntos no se corresponde con la época actual. Sin embargo, el sentido general se mantiene con total vigencia.
  2. Es de máxima importancia reconocer que la sociedad actual es muy distinta a la de hace más de un siglo y cuarto. Todos percibimos la pérdida de valores que se observa en muchas culturas y países, de los cuales el nuestro no es una excepción

Se ha deteriorado francamente la familia como el lugar donde se inculcan valores a niños y jóvenes. Se ha pretendido delegar esa responsabilidad a los centros docentes, que no han podido absorberla con eficiencia. El deterioro alcanza también a nuestra Orden. Prueba de ello es la actitud de mirar al costado, ante la evidencia documentada de la creación de órganos secreto e irregulares que pretenden asumir de hecho la conducción de logias regulares. Es decir, se hace cómplice a la tolerancia de las faltas graves masónicas y de la mala fe.

[box type=”shadow”]Por textos masónicos adicionales puedes consultar nuestra lista completa de trazados o granarquitectodeluniverso.com.[/box]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *