La historia de un héroe – Gran Logia de Colombia

Era el 21 de mayo de 1951, inicialmente, mil sesenta hombres al mando del coronel Jaime Polaina Pullo, comandante del Batallón Colombia pisaron tierras coreanas con un único fin, luchar.mini-escudo-glc-grande

Gilberto Diaz Velasco recuerda cuando disparó por primera vez un arma, teniendo apenas 16 años. Colombia estaba convulsionado. La violencia en el país acababa de estallar con el cruento asesinato de Jorge Eliécer Gaitán.

Durante un año, Gilberto combatió las guerrillas en las montañas cafeteras, pero ante la propuesta, él no titubeó. En el furor del otoño de 1952 decidió embarcarse en el séptimo relevo del Batallón Colombia. “Yo me fui como voluntario, pero cuando uno llega a Corea ya le da nostalgia por estar en un país tan lejano”, comenta a sabiendas de que en Corea el enemigo era mucho más numeroso que en las montañas de Colombia.

Después de un entrenamiento de unos cuatro meses en Colombia que resultaron ser tres, más otras seis semanas de puro orden abierto en Corea del Sur, Gilberto tomó su fusil M1 de 8 cartuchos y supo que era ya inevitable evadir los destellos que había visto desde el barco a su arribo, los mismos que esta vez vería pero sobre su cabeza.

Conferencia Guerra de Corea en la Gran Logia de Colombia

El choque armado era inevitable, por eso un sacerdote impartía una bendición a toda las escuadras que saldrían a patrullar, porque a lo mejor ése sería el último aliciente en sus vidas.

LAS BATALLAS

El arrojo de los 5.100 soldados colombianos (4.314 de infantería y 786 de la marina) quienes batallaron en la guerra de Corea, que por cierto es la única guerra internacional en la que ha intervenido el país, les sirvió para ganarse el reconocimiento internacional como los mejores soldados del mundo.

“Me tocaron dos combates muy fuertes” expresa Gilberto mientras se acomoda en su silla, preparándose para un gran discurso. Conferencia Guerra de Corea en la Gran Logia de Colombia
El calendario marcaba el 10 de marzo de 1953, cuando su pelotón fue destinado a la operación Cerro 180, punto estratégico para lograr el avance de las tropas, tanto que ese lugar “cambió de dueño unas 24 veces, es decir hubo unas 24 batallas”.

 

Pero ese solo fue el abrebocas para lo que se le venía al Batallón Colombia…… Asiste a la conferencia y oirás el resto de la historia…Te Esperamos….

 

……Al final de la conversación le pregunté…

– Abuelo , es cierto que usted es un Héroe de Guerra? … después de una mirada aguda me responde:
– No, no lo soy… pero serví a mi país en una compañía de Héroes.

 

 
Andrés Fernando Posse Díaz
M.·. M.·. 2º Vig.·.
R.·. L.·. Arte y Cultura Nº 52

 

Referencia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *