¡Oroguay nomás!

Nada de lo humano es ajeno a la Masonería.

 

Ovación – Publicado 27/07/2015

 

55b53a39adc59

 

Treinta y dos años pasaron para que la selección uruguaya volviera a conseguir una medalla de oro en fútbol en los Juegos Panamericanos. Ayer, estos 18 jugadores comandados por Fabián Coito se metieron en la historia más rica de la Celeste.

La era Tabárez, justamente quien había sido el entrenador en la última y única conquista de 1983, suma otro logro deportivo en estos nueve años del denominado “proceso”.

Un tiro libre perfecto de Brian Lozano puso en ventaja a la Celeste cuando tan solo iban 10 minutos de juego. De allí en más, todo fue para Uruguay que vivió este partido como una verdadera final, poniéndole intensidad al juego y luchando cada pelota dividida con los dientes bien apretados y como si fuera la última.

Con la tranquilidad de estar arriba en el tanteador, el equipo de Coito se hizo dueño del partido. Manejó la pelota y dejó que México hiciera el desgaste físico. La realidad es que el conjunto azteca no encontró nunca los caminos para poner en aprietos a Uruguay. Chocó con una defensa bien parada y, además, le jugó en contra el nerviosismo de algunos de sus jugadores que se dedicaron más a ir a pegar que a proponer fútbol. El tempranero gol de Lozano les cayó como un baldazo de agua fría del cual nunca se pudieron recuperar.

En el complemento, el entrenador de Uruguay le dio ingreso a Facundo Castro en lugar de Juan Cruz Mascia con el objetivo de darle mayor movilidad al ataque; y la idea le salió bien. La Celeste mejoró aún más su rendimiento y puso contra las cuerdas a su rival. Tuvo las ocasiones más claras y de no ser por la falta de puntería de los delanteros, el partido se podría haber liquidado un buen rato antes.

México, en tanto, cambió de nombres, varió el sistema, agregó atacantes, pero ni así pudo modificar el trámite del partido. Le costó muchísimo trasladar la pelota y todavía más, pisar el área. El buen trabajo de los volantes de contención y la última línea charrúa hicieron que los mexicanos nunca se sintieran cómodos dentro de la cancha.

En el último cuarto de hora, con más ganas que fútbol, México recién se acercó al arco de Guillermo De Amores, pero el guardameta tuvo una gran actuación y descolgó cada centro que llegó a su zona. Más allá de que en algún momento sobrevoló el fantasma del partido que los cruzó en fase de grupos (donde México se llevó la victoria agónicamente), no daba la sensación de que a Uruguay se le pudiera escapar este triunfo.

Los minutos pasaron, la Celeste aguantó la ventaja y se quedó con el oro. Con el sello más identificativo de los cuadros de Coito -y por qué no también de la selección mayor-, siendo un equipo corto, compacto y muy sacrificado, Uruguay se llevó el título que durante varias generaciones se le hizo esquivo a este país. No quedan dudas: “El camino es la recompensa”.

Segundo tiempo:

URUGUAY 1-0 MÉXICO

Estadio: CIBC de Hamilton.

Árbitro: Ó. Reyna (Guatemala). Asistentes: Anderson (Estados Unidoas) y Moralez (Puerto Rico). Cuarto árbitro: Santos (Puerto Rico).

Uruguay: G. De Amores; M. Suárez, S. Gorga, F. Formiliano, F. Ricca; G. Faber, I. González, N. Albarracín (66′ A. Schetino), B. Lozano; M. Santos (93′ J. Arias)  y J. Mascia (46′ F. Castro). DT: F. Coito.

México: M. Lajud; L. López (84′ M. Zúñiga), H. Marín, J. Abella, J. Silva, J. Van Rankin; D. Álvarez (63′ A. Tamay), J. Espiricueta, C. Cisneros (54′ M. Pérez); Á. Zaldivar y M. Bueno. DT: R. Gutiérrez.

Gol: 10′ B. Lozano (U).

Amarillas: I. González (U), M. Bueno (M), G. Faber (U), B. Lozano (U), J. Silva x 2 (M), G. De Amores (U).

Roja: 86′ J. Silva (M).

 

Referencia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *