Macri, frente a un peronismo fragmentado

Hace poco le preguntaron a Cristina Kirchner cómo estaba llevando la derrota. La ex presidenta contestó con desdén: “No hubo derrota. La mitad del país está con ellos y la otra mitad está con nosotros”. La reflexión se completaba con una visión conspirativa del resultado. Para ella, el triunfo de la mitad macrista se debió a una trampa perfecta urdida por los medios periodísticos y el poder económico. La sociedad, en síntesis, fue manipulada y terminó haciendo lo que no quería hacer. Cristina ciento por ciento. La política se resuelve entre pocos y muy poderosos.

Argentine President Cristina Fernández de Kirchne

Cristina Fernández de Kirchner

Hasta rechaza leer las encuestas, que dicen que Mauricio Macri es, con el correr de las semanas, un presidente mucho más popular que el día de su victoria. Ahora, cuando siente el vacío de poder por primera vez en casi 30 años, Cristina tomó una decisión: volver a la jefatura del Estado. La ansiedad por cumplir ese objetivo es más grande que la esperanza misma.

Es importante tener en cuenta tanto el proyecto como la agitación prematura de Cristina para evaluar el futuro del peronismo y la relación de éste con Macri. “El peronismo está en estado de shock”, describe un peronista con cargo legislativo. La derrota nunca fue una opción para el partido de Perón: o Daniel Scioli ganaba en primera vuelta o arrasaba en el ballottage. La derrota dejó pasmado al peronismo. Es también cierto que, a partir del fracaso electoral, éste tropezó con una alternativa imprevista: no tiene un liderazgo claro para manejarse en la oposición. Cristina aprovechó esa vacancia en la conducción del justicialismo y se encaramó como líder. Ella es la que gobierna desde El Calafate al bloque de diputados peronistas.

La falta de conducción del peronismo es un problema para ese partido, pero lo es también para Macri. Sus interlocutores son los gobernadores peronistas, algunos senadores y muy pocos diputados independientes de Cristina. Ninguno decisivo. “De 101 diputados que tiene el peronismo, los independientes seremos sólo 10 o 15”, dice uno de éstos. Cristina eligió la conducción de ese bloque y la colocó en manos de un viejo abogado laboralista de lealtades sucesivas: Héctor Recalde, quien después de haber sido lo que es por Hugo Moyano, lo dejó y se convirtió en un cristinista furioso. El diputado y ex gobernador de San Juan José Luis Gioja, vicepresidente del bloque, intentó poner a disposición de los diputados las renuncias de todos sus jefes. Pensaba en la de Recalde más que en la suya. El bloque se le tiró encima. Nadie puede cambiar una decisión de Cristina. El ex ministro y actual diputado Julio De Vido es el comisario de Cristina en la bancada y su vocero más enardecido.

El peronismo hará sentir su presencia después del verano, cuando el Congreso funcione a pleno. El bloque de diputados trató hace unos días de forzar una autoconvocatoria del Congreso a sesiones extraordinarias, que sólo pueden ser convocadas por el Presidente. El jefe del bloque de senadores peronistas, Miguel Pichetto, frenó a tiempo esa desmesura.

Cristina le ordenó a Martín Sabbatella que resistiera en la Afsca como si se tratara de Sierra Maestra. Un juez sensato, Julián Ercolini, lo dejó sin el cargo, sin el sueldo y sin la revolución. Ella también le aconsejó a Alejandra Gils Carbó que no entregara el cargo de jefa de los fiscales, a pesar de que ésta acortó su destino cuando decidió colocarse como operadora judicial del cristinismo. Macri debe encontrar un obstáculo con cada paso que como presidente intente dar. Ésa es la orden. La obsesión por debilitarlo es tan grande que, otra vez, el peronismo perdió el sentido de la realidad. La adecuación del dólar no fue una catástrofe ni la inflación se desbocó, aunque existe. El primer desbloqueo de una autopista, la de Ezeiza que estaba cortada por trabajadores de Cresta Roja, terminó con algunos magullados en ambos lados. No mucho más.

Sin embargo, el cristinismo habla como si todas las tragedias que anunció en la campaña del miedo, previa al ballottage, se hubieran cumplido. Basta escucharlos a Carlos Kunkel o a Axel Kicillof. Desde la actitud de Cristina hasta la de sus principales esbirros, todo indica lo mismo: el cristinismo no aceptó la derrota, que es una condición esencial de la democracia. Y ese rechazo a la adversidad electoral tiene otra consecuencia: para ellos, Macri no debe estar donde está. La renuncia a la aceptación de quien es el presidente legal y legítimo explica la prematura oposición a todo.

El panorama desolador del peronismo expresa sólo al cristinismo, que, según mediciones de los propios peronistas, tiene entre un 14 y un 15% de convencidos seguidores en el país. Otra parte importante del peronismo es la que expresan Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, José Manuel de la Sota, el senador santafecino Omar Perotti o el actual diputado Diego Bossio. Scioli debería estar en esa lista, pero, por ahora, decidió seguir fiel a Cristina. ¿Puede Scioli hacer política sin depender de una jefatura en manos de otro? Ésa es la pregunta que se hacen Cristina y los renovadores. Hasta ahora, la respuesta es que no. Massa (una de las tres figuras con mejor imagen después de Macri y María Eugenia Vidal) debe decidir si su combate será dentro del Partido Justicialista o fuera de él. Varios dirigentes de su partido le aconsejan no regresar al “pejotismo”. “Cristina no volverá, como no volvió ningún presidente que se fue”, dice, optimista, uno que integra esa lista. Algunos volvieron, pero son raras excepciones de la historia: Roca, Yrigoyen y Perón.

Esos renovadores (para llamarlos de algún modo) compartirán un asado durante enero. El gran debate que existe entre ellos consiste en establecer si sería mejor elegir la próxima conducción en un congreso partidario o si deberían recurrir a elecciones internas nacionales antes de mayo. Son opositores, pero no están resentidos. La única decisión de Macri que abroqueló a todos fue la designación por decreto de jueces de la Corte. Es lógico: Macri le arrebataba de ese modo al peronismo un recurso importante de su poder institucional, como son los acuerdos del Senado para nombrar a esos magistrados. El peronismo tiene la mayoría del Senado y advierte cierta ingenuidad en los funcionarios de Macri. Si piensa reducir el déficit con la actualización de las tarifas de servicios públicos, dicen, se olvidó de la Justicia. Existe, es cierto, un populismo judicial que frenó desde 2004 toda modificación importante en el precio de las tarifas.

“El peronismo depende de Macri”, dice otro de los renovadores. En rigor, quiso decir que depende del Presidente qué peronismo triunfará. Si el incendiario de Cristina o el consensual de los renovadores. Y no depende de la persona de Macri, sino de su suerte como gobernante. Tiene que conservar lo que logró para fortalecer al nuevo peronismo. Uno de los encuestadores más serios, Hugo Haime (que nunca trabajó para Macri), acaba de terminar su primera medición nacional desde la asunción del Presidente. Un 62% de la sociedad está esperanzada con el nuevo gobierno y existe el mejor índice desde 2012 de buenas expectativas sociales sobre el país y el hogar (7,1 sobre 10). El 68% evalúa positivamente la gestión de Macri y sólo un 11% la considera mala. Un 48% de los encuestados se considera “adherente” al gobierno nacional y un 18% se manifiesta opositor.

Un 59% de la sociedad considera que el gobierno de Macri es mejor que el de Cristina. Un 45% aprueba la gestión de Cristina y un 51% la desaprueba. No es poco lo que se llevó, pero es también una despedida amable. El 80% cree que Cristina hizo mal en no ir a la asunción de Macri, y el 68% la culpa a ella y no a Macri de esa ausencia. El 85% sostiene que los gobernadores peronistas deben colaborar con Macri, y un 57% cree que los dirigentes peronistas deben apartarse de Cristina.

Macri tiene una imagen positiva del 75 por ciento si se agrupan las categorías sólo en positiva y negativa. No hay una mitad del país cristinista, como asegura Cristina. Cristina es el pasado, pero de Macri depende, en efecto, que el pasado no se convierta en improbable futuro.

 

Referencia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *