Masonería en Cuba

A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.
Libertad Igualdad Fraternidad

escuadra-y-compas-mason

Surgimiento de la Masonería en Cuba

(Reseña)

Versión corregida y editada para GADU.ORG

 

 

Fuente: http://losarquitectos.blogspot.com/

Gran Logia de Cuba.

Gran Logia de Cuba.

Primer período colonial

       Las primeras huellas de la Masonería en Cuba datan de 1763, aunque algunos investigadores aventuran la posibilidad de que existiera desde mucho antes, tomando en cuenta ciertas marcas e inscripciones de evidente simbolismo masónico, grabadas en las piedras de cantería de la muralla que rodeo La Habana, cuya construcción se inició en el siglo XVI.

       El primer documento oficial que atestigua el trabajo de esa fraternidad en la isla, es un certificado del grado de Maestro extendido a nombre de Alexander Cockburn, con fecha del 3 de mayo de 1763 durante la ocupación militar de la Habana por los ingleses. Fue la Logia Militar Inglesa número 218, del Registro de Irlanda, adscrita al Regimiento 48 del ejército inglés de ocupación, el primer cuerpo masónico que realizó sus funciones en Cuba.

       Después que los ingleses abandonan la isla, desapareció todo rastro de actividades masónicas. No es hasta 1791, con la Revolución de Haití, que los colonos franceses que huyen de la convulsa situación en su país, se asientan en La Habana y Santiago de Cuba, y traen consigo cuatro de sus logias (Perseverance, Concorde, Amitie y Benefique).

       Estas logias son trasladadas al poco tiempo a la Louisiana, y sólo permanecen en la capital dos que, aunque desaparecen más tarde, dejan su impronta hasta hoy en La Habana, al legar su nombre, traducido al español, a las calles donde radicaron: Amistad y Concordia.

       La primera logia fundada en Cuba fue El Templo de las Virtudes Teologales, recibiendo en 1804 la patente de reconocimiento extendida por la Gran Logia de la Louisiana. Tres lustros después, el 30 de noviembre de 1820, quedó establecida la Gran Logia Española de Antiguos, Libres y Aceptados Masones de York, el primer cuerpo superior de la Masonería cubana, que en octubre de 1822, se funde con el Gran Oriente Territorial Español Americano, otra alta institución creada a principios de ese mismo año, para consolidar la presencia y organización de la Masonería.

Segundo periodo colonial

       Tras un periodo de estancamiento (1828-1859), en el que solo trabajaron unas pocas logias en la clandestinidad, debido a la ley que prohibía las reuniones masónicas en todo el territorio español y extensiva a Cuba como colonia, la fraternidad resurgió, primero en Santiago de Cuba con la Gran Logia de Colón, y más tarde en La Habana, con una Gran Logia Provincial dependiente de aquélla.

Medalla Logia Masonia Templo De Las Virtudes Teologales.

Medalla Logia Masonia Templo De Las Virtudes Teologales.

       De esta época, data la fundación (1861) de la decana de las logias cubanas, la Logia Amor Fraternal, que aun hoy realiza sus talleres semanales en el Templo Nacional Masónico, ubicado en Avenida Salvador Allende, esquina a Belascoain, Ciudad de La Habana.

       Finalmente, terminados los forcejeos entre los afiliados del oriente y occidente del país, por llevar a su territorio la máxima representación de la fraternidad, queda establecida en 1876 en La Habana la Gran Logia de la Isla de Cuba, a la que se suma en 1880 la Gran Logia de Colón, para llevar adelante en un mismo cuerpo la enseñanza y la predica moral de la Masonería.

      Tercer periodo colonial: comienzo de la guerra de independencia contra España

        La Masonería está íntimamente ligada a la historia de Cuba. Se afirma que la independencia del colonialismo español en 1898 fue obra de masones.

       Cada símbolo nacional (himno, bandera y escudo) fueron concebidos por hijos de la Escuadra y el Compás. Masones fueron Carlos Manuel de Céspedes, considerado “el Padre de la Patria”; Ignacio Agramonte, Antonio Maceo, José Martí y la inmensa mayoría de los gestores de la república.

       Conocido es el hecho de que la mayoría de los gestores y los más sobresalientes caudillos de la independencia cubana en el siglo XIX fueron masones. Así, antes de lanzarse a sus afanes emancipadores, fue un reconocido masón “el Padre de la Patria” Carlos Manuel de Céspedes, quien presidía en los días del alzamiento de 1868 la Logia Buena Fe, de Manzanillo.

         También perteneció a la fraternidad, Pedro (“Perucho”) Figueredo, el autor del Himno Nacional cubano; el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz; el Lugarteniente General Antonio Maceo y Grajales y el Generalísimo Máximo Gómez, protagonistas ambos de las dos contiendas; así como el Héroe Nacional: José Martí.

La Masonería cubana en la actualidad

         Al advenimiento del actual régimen, en 1959, la Masonería era una institución fraternal pujante, entidad inseparable de las clases vivas del país. Treinta y cuatro mil miembros aproximadamente, una universidad, tres asilos, varias escuelas, 340 logias y un majestuoso edificio, la Gran Logia de Cuba constituían su mayor patrimonio.

        Con la ley de Reforma Urbana, dictada a comienzos de la década de los años sesenta del siglo pasado, el Estado confiscó a la institución masónica casi la mitad de los locales del edificio de la Gran Logia, varios templos masónicos, algunos en construcción, dos asilos y todas sus escuelas. Fueron cerradas algunas logias por supuestas actividades conspirativas, como la logia Perseverancia, en la ciudad de Cárdenas. Además, la institución nacional masónica fue compelida a clausurar la organización juvenil Asociación de Jóvenes Esperanza de la Fraternidad (AJEF) y la universidad, por esa misma época. Ninguna compensación recibió por las incautaciones y daños.

         Marginada y sometida a toda clase de presiones por más de tres décadas, la Masonería se fue debilitando y perdiendo iniciativas, hasta llegar a un tácito pacto de coexistencia con el Estado, a cambio de silencio y aislamiento total.

         Pero los tiempos cambian. Las sutiles transformaciones acometidas por el gobierno de la isla en los últimos tiempos han influido en las relaciones entre ambos (Estado-Masonería). Promesas para permitir la fundación de dos nuevas logias, una en la provincia de Holguín, que se llamará Roberto Ferrer Rodríguez, y otra en la provincia de Pinar del Río, con el nombre de Armando Díaz Bravo; autorización para celebrar algunos actos públicos, aunque estrictamente controlados; tolerancia para con los iniciados.

Templo Nacional Masónico, ubicado en Avenida Salvador Allende, esquina a Belascoain, Ciudad de La Habana.

Templo Nacional Masónico, ubicado en Avenida Salvador Allende, esquina a Belascoain, Ciudad de La Habana.

          Como colofón, en fecha muy reciente la Oficina del Historiador de La Habana aportó 26 mil dólares para la reconstrucción del edificio de la Gran Logia. Son algunos aspectos que confirman cambios en dichas relaciones.

         Durante más de 44 años la Masonería ha sido el cobijo espiritual de una multitud de desafectos al sistema imperante, muchos de los cuales cuestionan lo que implicarían tales concesiones gubernamentales en el futuro.

         Actualmente, con sus 314 logias diseminadas por todas las provincias y una membresía que oscila entre 28 y 29 mil hermanos, esta organización se integró, como miembro pleno, a la Confederación Masónica Interamericana, y representa a la zona 2 del Caribe (Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Cuba).

         El flujo de visitantes que representan a las Grandes Logias del área y a las delegaciones que incluyen a otras zonas geográficas aumenta, lo que ha influido también en la flexibilización del Estado para con el trabajo masónico.

 

2 thoughts on “Masonería en Cuba

  • Con el respeto que merecen los autores, habria que revisar sobre la historia de la Respetable, Centenaria y Meretisima Logia “FRATERNIDAD NO. 1” con sede en Calle Desiderio Fajardo # 316 e/ Trinidad y Habana. Santiago de Cuba. Mcpio Santiago de Cuba. Prov. Santiago de Cuba. C. P. 90100. Fundada el 14 de septiembre de 1857.
    Con este dato seria la Logia mas antigua aun vigente en el país, fue fundada despues del cierre de las primeras Logias por la colonia española

  • Hola mi nombre es :
    jose tomas alcorta para mi la masoneria es una de las hermandades mas pura que a existido yo perteneci a otro tipo de lojia fue la TEO SOFIA
    mi bisabuelo fundo la lojia en playa jibara holguin su nombre era jose tomas alcorta aldape y mi abuelo parmenio tomas alcorta corella
    Me pueden escribir a mi coreo
    jose.t.alcorta.ramirez@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *